dimarts, 6 de febrer de 2007

Adolescentes y padres impotentes

Me sigue sorprendiendo mucho ver cómo un número importante de padres de chicos adolescentes “descubren” de golpe su impotencia ante ellos. Quizás es el momento del curso, pues justo estamos en el ecuador de él, pero lo cierto es que los comportamientos de algunos adolescentes se exponen ante los ojos atónitos de sus padres y educadores de forma harto evidente y cruda.
Digamos que llevo unas semanas atendiendo a padres de adolescentes que verbalizan con claros signos de realismo su impotencia ante la forma de ser de sus hijos. Padres que en su mayoría se creían más amigos que padres y se topan con la realidad de que sus hijos pasan de ellos e incluso se enfrentan a ellos. “Si supiera usted cómo me trata a mí en casa. Me insulta y me empuja. Se vuelve muy violento cuando se le lleva la contraria”, me ha dicho más de una madre llorando. Y lo cierto es que los padres varones tampoco saben muy bien cómo reaccionar. “ Yo lo llamo a su hora por la mañana pero no hay forma de que llegue al colegio puntual. ¿Qué más puedo hacer, lo mato?” te dicen cuando la entrevista coge ese tono de confidencia derrotista.
Decía al principio que me sorprende por diversos motivos pero, entre otros, por los siguientes:
.- que no pensaran desde el principio que la falta de normas de convivencia tendría como resultado un ser caprichoso y voluble.
.- que cada vez que decían que sí para evitarse un conflicto y una discusión se acercaban más y más al sometimiento y a la impotencia.
.- que cada vez que los dejaban con otros para ellos poder ir a comprar tranquilos o salir a divertirse, con frecuencia, sin sus hijos estaban inculcando con el ejemplo que la vida familiar no es importante y que lo importante es el egoísmo de cada uno. Y que, por tanto, que si ellos como hijos no cuentan en los planes de sus padres, los padres acabarán por no contar en los planes de sus hijos.
.- que cada vez que permitían una falta de respeto a un adulto (abuelos, profesores, gente en general) plantaban la semilla del futuro donde ellos como padres también sería faltados al respeto.
.- que cada vez que le reían la “gracia” cuando hacía “alguna”, le estaban dando de comer al ego desaforado de su niñito, ego que al crecer le hará creerse un “máster del universo” cualquiera.
.- que cada vez que lo justificaban diciendo “déjalo hombre, no le digas nada no ves que es pequeño, ¡ay, qué bonito que es mi niño!” estaban poniendo los cimientos de un pequeño dictador que se cree que el mundo es suyo y puede hacer lo que le venga en gana.
Y podría seguir con mil y un ejemplos. Pero claro, aquella siembra trajo estos frutos y ahora es complicado reconducir según qué situaciones. He sentido a muchos padres decirme sin excesiva consciencia del problema aquello de “mi hijo se fuma un porro de vez en cuando”, y cuando desde el centro escolar se le ha dicho en qué condiciones llega al aula y que de vez en cuando nada sino que es cada día y que se le ha encontrado porros en su mochila o taquilla, te miran boquiabiertos y se les hace presente de golpe que todo aquel frágil equilibrio de engaños que ha ido evitando la confrotación se hace añicos y deviene en la cruda realidad.
En educació debemos tener muy presente que la base del inicio es lo que nos sostendrá el edificio en el futuro. Pero la sociedad no siempre nos acompaña en lo correcto, está mal visto reprender, la confrotación, el castigo, la autoridad, el esfuerzo para conseguir un objetivo, todo eso y más está mal visto. La nuestra es una sociedad placentera, donde la búsqueda del placer, la felicidad fácil y lo inmediato se prioriza. Todo lo demás se aplaza hasta que ya no se puede más y entonces nos encontramos con problemas mucho más complejos de resolver. Cada vez que oigo a los políticos hablar del fracaso escolar y de las soluciones que proponen sólo para la secundaria obligatoria me entristezco pensando que no hemos entendido nada de nada, pues el fracaso escolar se empieza a gestar en las etapas de infantil y de primaria en un alto porcentaje de los casos. Lo mismo hay que decirles a los padres: los adolescentes dictadores se gestan y se educan desde la cuna.

24 comentaris:

Anònim ha dit...

M'ha agradat molt aquest punt de vista. Realment, els pares que pensem com l'autora i actuem d'acord amb el que creiem, tenim el dia a dia més complicat que d'altres. De totes maneres, crec que val més passar una mala estona (de morros del fill/a) que no pas acostumar-lo a què tot s'hi val. En el fons, els fills ens estan demanant fins on els deixem arribar. Encara més, els morros per no haver-los deixat fer una cosa no duren més que unes hores. Després tornen a acostar-se i a tenir "bon rotllo" amb nosaltres.
Felicitats per saber escriure totes aquestes idees.

Pedagog ha dit...

Gràcies "anónimo" per la teva opinió. Estic d'acord amb tú, els fills necessiten d'uns límits ben definits i coherents.

Anònim ha dit...

Felicitats per l'escrit. Hi estic totalment d'acord. I el repte és com fer calar aquest missatge a la nostra societat per redreçar el camí que han pres una gran quantitat de pares i families...

Salva Piqueras ha dit...

Totalment d'acord. El fracàs escolar penso que té l'origen en la manca de bons hàbits, ja siguin socials, d'estudi, etc. Uns hàbits que s'han de fomentar des de molt petits, però que la ciutadania actual sembla no voler posar en pràctica. La feina, l'oferta d'oci i altres "necessitats" que ens hem anat creant, han fet que la gent vegi els fills com un objecte més. Tenir-ne un és més un ànsia de possessió d'allò que no es tenia que no pas un desig humà. Es té un fill com es compra una play, una bici o es fa un viatge. La diferència està en què el fill no es pot desendollar, sempre està en funcionament i s'alimenta d'allò que veu des de petit. O es canvia la consciència actual o no estem educant fills, els estem aguantant sota el mateix sostre. Ufff, i vénen més coses al cap, però més que un comentari et faria un article nou...

Anònim ha dit...

La veritat és que penso que és un escrit molt encertat i penso que l'educació d'un fill, en la major part, l'han de donar els pares, sense refugiar-se en l'escola. Són els pares qui normalment decideixen tenir un fill, i a vegades no volen assumir la part dura del paper de pare/mare i és aquí on el fill juga de manera intel.ligent i busca els buits de poder per sempre sortir-se amb la seva. Pares....a posar-se les piles!
j esteve

Pedagog ha dit...

Gàcies "anónimo" per felicitar-me. Tens raó en que el repte es com fer calar el missatge en una societat com la nostra on els diners i els interessos comercials tenen més pes que l'educació. Però d'entrada no t'oblidis que nosaltres som la societat i per tant que si cadascú de nosaltres canvia, actúa com cal, aquesta ho farà també. I ja sé que sóna a molt d'optimisme.

Pedagog ha dit...

Salva per mi encatat si ens vols escriure un article nou. Estic molt d'acord amb tú però fixa't que a diferència de la play, la bici o el viatge on molta gent acostuma a llegir-se les instruccions tècniques o guies turístiques en el tema dels fills no succeeix el mateix, molts pares tenen fills i ni tan sols es preocupen d'informar-se sobre el tema.

Pedagog ha dit...

Gràcies J. Esteve pel teu comentari. Estic d'acord hi ha pares que no volen assumir aquest paper i pel contrari assumeixen el d'amic o fins i tot només el d'observador, és trist però d'entrada per a molts és més gratificant que no pas haver-se d'enfrontar al conflicte.

chucky73 ha dit...

La adolescencia es una etapa complicada para padres e hijos y muchas reacciones del adolescente no tienen nada que ver con su forma habitual de comportarse. Sin embargo, estoy de acuerdo contigo en que, algunos de esos comportamientos se han gestado desde la cuna.

Pedagog ha dit...

Gracias por tu colaboración chucky73. Cierto que la adolescencia tiene sus características pero una buena educación des de la cuna ayuda mucho a la hora de encarar esa etapa de la vida.
He visitado la web http://www.para-papas.es/ gracias al contacto que habéis dejado en el comentario al voto de la encuesta. Sería interesante que muchos padres tomaran la determinación de formarse por el bien de sus hijos.

DvD ha dit...

Felicitaciones por el blog, y particularmente por este artículo. Creo que los padres muchas veces por comodidad y por hacer caso a "las nuevas tendencias" han dejado de ser firmes al criar a sus hijos, y eso se nota después. Incluso en una misma familia se nota cuando los últimos hijos han crecido con muchas menos normas que los primeros, y después no saben sencillamente afrontar su vida de un modo responsable e independiente. Otro problema es que muchos padres, aún en esa situación, siguen cubriéndoles sus errores... ¿hasta cuándo?

Pedagog ha dit...

Gracias "dvd" por tu aportación, por cierto, veo que compartimos bastante del diseño del blog. La sobreprotección como tú apuntas es otro de los graves errores de la educación paterna actual, parece como si todo tuviera que estar controlado y supervisado pues lo contrario nos llena de zozobra y temor.

Anònim ha dit...

En realitat el problema amb el adolescents adolescents no es molt diferent del problema amb la nostra societat en general. La tendencia al bon rotllo, evitar problemes, enderrerir decisions per si de cas el problema s'arregla sol, satisfaccio immediata dels desitjos, ... es produeix tan a les societats (les politiques municipals, sobre tot a la molt progre Barna, son de nota) no es gens diferent del que es fa a les families. Senzillament s'ha substituit un mon de regles (algunes justes i altres menys) pel no res. Un avi meu deia que una persona que creixia sense control era com un arbre que creix sense ser podat de tant en tant, i que creix tort, maldestre i no dona fruits de qualitat. Si el problema es limita als pares i al ambit familiar la solucio no existeix. Tota la nostra societat es empeltada del mateix problema.

21464578 ha dit...

Tengo 3 hijos adolecentes, y le doy la razon al decir que para evitar problemas en la adolecencia , hay que educar a los chicos desde la cuna, el respeto a la personas mayores , sea quien sea, es uno de los valores que debe de inculcarse toda la vida, las normas nunca estan de mas, mi hijo segundo tiene 16 años, es algo revelde, pero siempre termina haiendo lo que le indico, cuando se que esta haciendo mal las cosas, por supuesto nunca le doy ordenes, solo sugerencias para que las medite,y haga lo que crea que es conveniente, en caso de que quiera faltarme el respeto solo le quito algo que mas le guste, como el dinero, es facil, me contestaste mal, y por eso no te doy dinero, cuando aprendas a que soy tu madre y que meresco tu respeto hablamos, todo sin gritar, ni nada e violencia, creo que se siente culpable despues de eso, es algo asi copmo que no necesito ser violenta para que te des cuenta que estas haciendo mal las cosas

Pedagog ha dit...

D'acord amb tú "anónimo" en que evitar els problemes i enderrerir les decisions l'unic que farà serà fer el problema molt més gran. L'exemple de l'arbre em sembla molt encertat.

Pedagog ha dit...

Los hijos han de saber que lo que hacen tiene consecuencias, positivas o negativas, y "21464578" lo que puede variar y donde seguramente habrá discusiones es qué consecuencias hay que aplicar. Pero eso ya entra de lleno en la libertad de opciones de cada familia.

Anònim ha dit...

ES CIERTO QUE EL RESPETO SE TIENE QUE GANAR. lOS GRITOS Y LAS ORDENES NO CONSIGUEN QUE LOS ADOLESCENTES NOS HAGAN CASO, MAS BIEN QUE SE OPONGAN Y A VER QUIEN GANA. lOS MAS INCONSCIENTES PUEDEN HACER LLEGAR LA SITUACION A UN PUNTO EN L QUE TIENES QUE PARAR Y ES ENTONCES CUANDO CREEN QUE TE HAN DERROTADO. SE HA DE SER FIRME Y CONSTANTE PERO SUAVE, ESTO LES DESCONCIERTA AL PRINCIPIO, PERO SI NO HAY FISURAS ACABAN APRENDIENDO QUE SE PUEDE VIVIR MEJOR CUMPLIENDO LAS REGLAS DEL JUEGO. eS IMPORTANTE QUE LOS PADRES SEPAMOS CUALES SON ESTAS REGLAS Y LAS MANTENGAMOS CON FIRMEZA, LO DEMAS ES CUESTION DE TIEMPO, ANTE UN BUEN EJEMPLO ELLOS APRENDEN.

Yolanda ha dit...

hola pedagog
estoy de acuerdo con que es interesante que la actitud de los padres sea ..firme, constante y suave. Pero para esto, hacen falta algunos ingredientes, como estar relajado y lúcido, poner límites pero sin ponerse en la contra del hijo, sino desde el amor y el cariño...

Justamente estoy buscando gente interesada en hacer un taller corporal sobre las relaciones interpersonales (padres-hijos, maestros-alumnos...), basado en aprender a tener un espacio personal donde relajarse y desde el cual poner límites ...y más cosas.
Si alguien le interesa, decidme algo en: xolin42@hotmail.com
besos, yol.

Pedagog ha dit...

Totalmente de acuerdo contigo, Yolanda, en lo que dices.
Espero que se anime la gente en la cuestión del taller corporal. Adjunto el enlace a tu blog "Bailando me entreno a ser libre" (http://habitarelcuerpo.blogspot.com/) para que esten más informados.

Anònim ha dit...

Lo siento, pero no estoy del todo de acuerdo con este mensaje. Puede parecer de sentido común muchas cosas que se dicen ahí, pero creo que a veces olvidados cómo éramos nosotros de adolescentes.

Seré muy optimista, pero creo vivamente que los adolescentes son personas muy nobles con un gran sentido de la justicia, sólo que están más descontrolados por falta de experiencia. Es lo único que nos diferencia a los adultos de ellos. Ellos se ven con una capacidad de asumir grandes responsabilidades, y, sin embargo, con una serie de limitaciones (reales, pero para ellos impuestas) y eso les resulta muy frustrante. Además, tienden al mínimo esfuerzo por falta de motivación. Y las motivaciones de las personas son las más raras del mundo. En lugar de menospreciarlas, deberíamos fomentarlas para ayudarles a obtener los mejores resultados.

Estamos tratando con personas, iguales que nosotros, ni más ni menos. Ellos agradecen enormemente escuchar y ser escuchados; sentirse responsables y apreciados de verdad; llevar el peso justo de las cargas (no las expectativas sobrecogedoras); etc. Yo creo que hay que guiar desde lo positivo. Lo contrario nunca da resultados.

Los adolescentes son valientes y creen que pueden cambiar el mundo. Es algo que debemos aprender de ellos, simplemente tenemos que hacer que sepan sentirse cómodos con esa actitud, en lugar de ponernos del otro lado. Si un adolescente se porta mal, ¿no será que nosotros también nos hemos portado mal con ellos? No se trata de adiestrarlos como perros, ellos no son tontos. Los padres que los sobreprotegen, normalmente tampoco los están escuchando. Se están escuchando a sí mismos y a las expectativas que han creado para ellos.

Si un adolescente siente que puede confiar en sus padres porque sus padres le devuelven esa misma confianza, querrán que te sientas orgullosos de él. Querrán demostrar que esa confianza ha valido la pena. Son seres capaces de razonar más allá del sermón diario.

Estoy segura que desde una buena comunicación, todo tiene arreglo.

Pedagog ha dit...

Estimado "anònim" no puedo más que estar de acuerdo en prácticamente todo lo que dices. No creo haber olvidado mi adolescencia a pesar de que ya hace muchos años de ella. De todas formas la refresco con el contacto diario que tengo con los adolescentes a mi cargo. Lo que dices está muy bien y es lo que debería ser y, si me apuras, lo que nos gustaría que fuera, pero ..... la realidad de algunas familias no es la que tú expones. Fíjate que no digo de todas las familias digo de algunas, digo de un porcentaje cada vez más significativo.
De todas formas el establecimiento de límites, normas, reglamentos, ... no está reñido con lo que tu dices, al contrario se complementan lo uno con lo otro. Nuestra sociedad nos impone sus normas y no por ello nosotros, la mayoría de nosotros, nos sentimos reprimidos. En lo único que te llevaría la contraria es en que, a veces, a pesar de existir una buena comunicació hay cosas que no tienen arreglo.

Anònim ha dit...

pedagog...

Desde luego, promover la libertad de pensamiento no significa promover la libertad de acción. Como he dicho, los adolescentes necesitan límites, igual que nosotros los adultos tenemos que cumplir con las leyes del estado.
También es verdad que hay excepciones para todo y, a veces, la buena comunicación, por desgracia, no salva todas las situaciones.
Lo que sí creo que es debemos dosificar las negativas. Si un padre le dice que no a todo, entra en una espiral de la que no puede salir y el adolescente en otra de llevarle la contraria. Además, no es justo para ellos.
El otro día una madre le dio un azote a su hija de 10 años porque llevaba un pantalón blanco y lo manchó. La niña se calló, se cruzó de brazos y se encerró en su caracola. ¡Normal! La madre la humilló por algo que ¿tenía importancia real? ¿Qué era más importante? ¿El pantalón blanco manchado o la humillación que sintió la niña? Creo que a veces los padres y las madres también perdemos los papeles y en nuestro afán por ejercer la autoridad, olvidamos otras cosas más fundamentales.
En el libro del Principito, en el segundo capítulo, el principito dice algo así como: "adelante, siempre adelante, no parece que así se llegue muy lejos".
Si los adultos nos equivocamos, ¿cómo no se van a equivocar ellos? Forma parte de crecer. Esa mancha en el pantalón puede funcionar como metáfora de otras manchas, que, la verdad, con un poco de jabón salen y no pasa nada en absoluto.

Pedagog ha dit...

Estimado "anònim" dices que: "... en nuestro afán por ejercer la autoridad, olvidamos otras cosas más fundamentales". Creo que expresas una confusión muy común que es confundir autoridad con autoritarismo, el referente del niño, del adolescente, ha de ser siempre la autoridad del adulto y ésta lleva aparejada su parte de disciplina, de normas y de reglas tan básicas como fundamentales para poder vivir en sociedad. Te recomiendo el escrito "Disciplina: torna el pèndol" de fecha 1 de julio de este mismo blog.
El autoritarismo es impulsivo, no meditado, no razonado, es todo lo contrario a la autoridad.

Qestudio.cat ha dit...

Estic totalment amb els diferents comentaris que feu, sóc aquí perquè m'agradaria donar-vos a conèixer una publicació on-line destinada als adolescents, concretament se centra e l'orientació acadèmica i professional. És cert que els pares són importants, però també ho és per a la seva educació una correcta informació, amb un llenguatge proper i directe a ells. Així és Qestudio.cat, també està en castellà: Qestudio.com.
Mercès a tots, espero que visiteu la pàgina i opineu al respecte.

www.qestudio.cat