dimecres, 4 d’abril de 2007

Periodistas partidistas

Antiguamente cuando uno leía el diario se informaba de los hechos que habían sucedido. Posteriormente, si se quería tener una opinión diferente a la propia, había que leerse la columna pertinente del experto o del periodista cualificado que emitía su opinión ya fuera porque era una autoridad en la materia o bien porque era un periodista especializado en ese tema.
Mucho me temo que ya hace bastante tiempo que cada vez nos dan menos información y más opinión. Cuando ponemos cualquier canal de televisión o de radio, o compramos caulquier revista o diario, la noticia ya nos viene opinada como si las personas no fuéramos capaces de elaborar nuestra propia opinión. Recuerdo, con gran placer, que hace mucho tiempo leíamos la noticia y cada uno elaboraba su opinión y la contrastaba con la de los demás. Hoy ésto cada vez es menos posible pues los medios han tomado partido y, mucho me temo, que de una forma muy descarada.
La paradoja es que cuantos más medios tenemos (canales de televisión, de radio, periódicos de pago y gratuítos, revistas, blogs, ....) menos información nos llega. Lo que nos llega viene ya filtrado de origen con lo cual no hay forma de saber la esencia de la noticia. Y es una pena, o al menos así me lo parece a mí. Por eso no me sorprendió nada, o muy poco, cuando el Partido Popular anunció que no iría a ninguna tertulia o programa del grupo Prisa. Lo que sí que me sorprendió, y me sigue sorprendiendo, son los fariseos que se rasgaron las vestiduras ante tal declaración. ¿Qué pretendía Prisa cuando calificó al Partido Popular de “guerracivilista”?. ¿Que pusiera la otra mejilla?. El Partido Popular ya sabemos cómo piensa y qué propone, pero ¿de Prisa tendríamos que saberlo, o no?. ¿No se dedican a la información?. Pues que informen y dejen las opiniones a un lado. Si ellos toman partido, ¿por qué no puede hacerlo el Partido Popular?.
Lo que encuentro triste del panorama periodístico actual es que en función del medio ya sé de antemano cómo enfocará éste la noticia. ¡Y no sólo éso!. También sé cómo la competencia de ése medio opinará sobre esa noticia. Me parece denigrante que todo valga en esta lucha por la audiencia, desde los insultos de algún locutor de la Cadena Cope hasta las omisiones informativas de TV3 o, incluso, los silencios del diario local de mi ciudad. Chocan, por dispares, los tratamientos informativos del barrio del Carmel de Barcelona con la presunta financiación irregular de Unión Democrática de Cataluña, o el caso Bolaño con las encuestas del señor Madí de Convergencia Democrática de Cataluña, o, si quieren, cualquier otro tema que se les pueda ocurrir a ustedes.
Hoy lo que manda en las redacciones son las consignas de los propietarios de los medios y las filias y las fobias. ¡Para temblar!

5 comentaris:

Víctorfb ha dit...

Totalmente de acuerdo, muy buena reflexión. Te obligan a leer dos opiniones distintas y a hacer equilibrio.

Anònim ha dit...

Totalmente de acuerdo, muy buena reflexión. Te obligan a leer dos opiniones distintas y a hacer equilibrio.Y aun con todo no sabes a quien creer.

Anònim ha dit...

Totalmente de acuerdo, muy buena reflexión. Te obligan a leer dos opiniones distintas y a hacer equilibrio. Y a veces la opiniò es de desconfianza.

Pedagog ha dit...

Para mí, victorfb y "anònims" no es el tener que leer dos opiniones, sino que es no poder leer dos "noticias" sobre un mismo hecho. Muchas veces te da la sensación que no ha sucedido una cosa, sino dos. Eso es lo que no puede ser, mejor dicho, debería ser.

Rovi ha dit...

Creo que es un hecho que los medios, como cualquiera de nosotros, sirven a quien les paga. Les pagan los espectadores o lectores? Evidentemente no, pues por un lado cada vez hay mas prensa gratuita y cadenas abiertas, por lo que el espectador no paga. Quienes si pagan son las empresas con anuncios y los gobiernos con favores. Por tanto es a estos, empresas y anuncios, a quienes los medios sirven. Y todo lo demas, demagogias.