dimecres, 9 de maig de 2007

¿Libros gratuítos?. No, gracias. Me explico.

Vamos de cara a las elecciones municipales y autonómicas y ya se escucha la tómbola de las promesas políticas. El alcalde de una población cercana a Barcelona promete a sus ciudadanos libros y material escolar gratuítos si sale reelegido y perdonen ustedes pero cuando oigo la palabra “gratis”, o cualquiera de sus derivados, me echo la mano a la cartera y me pongo a temblar. A mí cada vez que un político dice que una cosa es gratuíta me sale caro. ¿Por qué me ha de pagar un político a mí los libros del colegio de mi hijo?. ¿A santo de qué?. ¿Dónde está escrito?. Yo no quiero que me los paguen.
Los políticos juegan muchas veces a la máxima de lo que es de todos no es de nadie, y si él lo concede es gratis. ¡Y no es verdad!. La realidad es que los libros los pagamos con nuestros impuestos, por lo tanto el señor alcalde no da nada de nada. Él no nos da nada, al contrario esa política suya de darnos gratuítamente los libros hará que a corto plazo tengamos que pagar más impuestos pues él tendrá que equilibrar el presupuesto municipal y la única forma de hacerlo es aumentando los impuestos. Por lo tanto, ¡no, gracias, señor alcalde!. Es más, ¿yo por qué tengo que pagar los libros del hijo del señor que conduce un Mercedes Benz o tiene un segunda residencia en primera línea de la playa, o las dos cosas a la vez?. Que se los pague él a su hijo y no yo. ¡Qué manía con dar “gratis” las cosas!. Yo las quiero pagar. Quiero pagar los libros y el material escolar de mi hijo mientras dure su escolarización, no pagar los libros de todos los hijos de los demás toda mi vida, ¿pero por qué?. Oiga señor alcalde dedíquese a gobernar bien su ciudad y déjeme a mí tranquilo que cuando decidí tener un hijo ya era suficientemente maduro como para saber que tendría que pagarle los libros del colegio.
Llegados a este punto más de uno debe estar pensando que mi punto de vista es poco social. ¡Para nada!. Soy muy radical en ésto, he defendido y defenderé que los impuestos hay que pagarlos y que aquellas familias que económicamente no puedan pagar los libros de sus hijos han de ser los grandes beneficiados del sistema. Y es el sistema quien ha de pagar los libros de esos niños. Lo que no concibo es por qué tengo que pagar los libros del hijo del señor alcalde cuando éste ya cobra un buen sueldo. Los impuestos son para mejorar las condiciones de vida de la gente necesitada no para mejorar la vida de aquellos que ya se ganan bien la vida.

5 comentaris:

Anònim ha dit...

Sí senyor!
Sempre he trobat poc natural el fet que els llibres siguin de franc. No sabia ben bé perquè. Que són cars, ja ho sabem tots els pares. Ara, aquest teu escrit explica alguns motius per no voler que siguin gratuïts: si són gratuïts se'n beneficia qui ho necessita i també qui no ho necessita; si són gratuïts els paguem mentre els fills estudien i també quan ja no estudien. En canvi, si donen ajuts segons els ingressos, segurament se'n beneficiaran els qui no necessiten. Sempre queda el dubte de si el que consta com a ingressos és real i quedem exclosos dels ajuts aquelles famílies en què els dos tutors són assalariats (amb tots els sous declarats fins a l'últim cèntim d'euro) que ens costa molt d'arribar a final de mes, però que no complim els requisits per obtenir cap ajut.
Malgrat tot, em sembla que m'apunto al "Llibres gratuïts? No gràcies".
Niana

Anònim ha dit...

Croe que hay una idea de fondo en la aportación que no acaba de funcionar. Dices lo siguiente: "Los impuestos son para mejorar las condiciones de vida de la gente necesitada no para mejorar la vida de aquellos que ya se ganan bien la vida"

Los impuestos son para mejorar las condiciones de vida DE TODOS, al margen de sus rentas, clase social, etc... No crees?

Pedagog ha dit...

Tens raó, Niana, en dubtar de si tothom declara els seus ingressos de forma legal. Tots sabem que no és així i hauria d'estar més perseguit aquest tema, però malgrat tot la factura per les nostres butxaques seria menys gravosa.

Pedagog ha dit...

Estimado "anònim" te doy la razón en tu observación cuando hablamos en términos generales. Los impuestos han de ayudar a mejorar la vida de todos, totalmente de acuerdo. Yo me refiero a un término más concreto como es la redistibución de la riqueza, es por ello por lo que me parece que aquel que lo necesite es un deber de la sociedad proporcionarle libros y materiales escolares gratuítos, para la gente que sí puede comprarlos el resto de la sociedad no tiene por qué compraserlos. A éso me refería.

Anònim ha dit...

De momento los impuestos a quien benefician es al los politicos.