dissabte, 1 de juliol de 2006

Los profesores vanguardistas

Se ha acabado el curso escolar y me gustaría hablaros de los profesores vanguardistas. Sí, de ellos, de los que leen La Vanguardia mientras todo a su alrededor parece que gira y gira porque ése es su orden natural. Os quiero hablar de esos profesores que tanto les da qué tipos de alumnos tienen delante en clase, ellos van a su rollo. ¿Que los alumnos no se enteran?. Será porque tienen un nivel bajísimo. ¿Que los alumnos no entienden las explicaciones?. Será que estan en la Luna y no atienden en clase. ¿Que se atreven a poner en duda mi forma de explicar?. Oigan, ustedes se callan que aquí el que entiende del tema soy yo y no ustedes. ¿Que no ha aprobado ningún alumno de la clase un examen?. Es que los alumnos de hoy en día no estudian nada, son unos vagos y no tienen el hábito de estudiar. ¿Que a final de curso nos encontramos con una clase que la mitad no ha superado el curso?. Vaya promoción más flojita que he tenido este año. Todo son excusas puesto que yo lo hago todo bien. Será mejor que me vaya a la sala de profesores me coja La Vanguardia y me oxigenee un poco porque vaya, vaya, qué curso me han dado estos alumnos que he tenido en clase.
Incluso un día se atrevieron a poner en duda que yo explico bien, ¿pero qué se han creído?. Oigan, que el profesional soy yo a ver qué va a pasar aquí. Aquí lo único que vale es la nota y lo demás son pamplinas, ustedes podrán tener muy buena actitud pero al final todo se reduce a la nota. ¡Ah, eso sí!. Háganme el favor de ser críticos, constructivos, responsables, solidarios y buenas personas porque sino la vamos a liar. Yo educo para la sociedad, para el mañana, pero el hoy es tan presente que lo que vale es la nota. ¡Son las contradicciones de la vida!. Yo tan sólo soy un engranaje del sistema, ya veo, ya, que tendría que valorar muchas otras cosas pero chicos ¿se saben ustedes el tema 10?. ¿No?, pues qué quieren que les diga ............ están suspendidos todos. No, si yo ya lo veo, pero ................. ufffff todo se reduce a una nota, sino los estaría engañando y yo no quiero engañar a nadie. Pero eso sí háganme el favor de ser autónomos, de saber buscar información, no hace falta saberla toda, más faltaría, con la de información y saberes que hay hoy en día, no hombre, no, pero si usted no me contesta correctamente todo el exámen y de la forma que yo quiero lo suspendo. ¡Faltaría más!. Pero sean ustedes el día de mañana personas con iniciativa, con criterio propio.
Se ha acabado el curso y el profesor vanguardista está satisfecho pues incluso a pesar de los alumnos que ha tenido ya se han acabado las clases. Ahora, a recogerlo todo y a guardarlo de cara al curso que viene. A ver , a ver, quizás que volviera a imprimir los apuntes pues parece que algunas hojas están arrugadas y amarillentas. Bueno, en todo caso, en setiembre ahora no. Felices vacaciones alumnos míos, ¡qué no habré hecho yo por vosotros!. Os quiero.